INICIO > Noticias Opinión Pambolera > ¿Qué carajos es ser un villamelón?

¿Qué carajos es ser un villamelón?

Escrito por admin 01 de mayo, 2014

Por Rocío Yelitza  @rocioyelitza

No están ustedes para saberlo, y mucho menos yo para contarlo, pero durante la noche no pude dormir. A eso de las 4 de la mañana, dando vueltas en mi cama (literalmente), me llegó un chispazo, una palabra que muchas veces utilizamos en el argot del futbol y que aplica a varias personas con las que convivimos… “El villamelón”.

¡Nooooooo! No me refiero a los famosos tacos que están enfrente de la Plaza de Toros México, ni al programa de TVC Deportes, sino a ciertas personitas que hacen su “honorable” aparición en los estadios de futbol una vez cada…, mmm, cada que al “equipo de sus amores” le va bien.

Como toda una comunicóloga, novata todavía, tomé la Biblia de los que nos dedicamos a esto, entiéndase el sagrado Diccionario De La Lengua Española, en el que, para mi pesar, encontré que…, bueno no encontré nada ya que para la RAE (Real Academia Española) el «villamelón» NO EXISTE.

Pero sí, sí existe, pues yo conozco a varios. En serio, pregúntenme y les cuento. Bueno, bueno, seguí investigando qué rayos es ser villamelón. En Twitter encontré una definición que explica sencillamente el término en cuestión:

 

Híjole, ya me anda por dar nombres de gente MUY FAMOSA que cabe perfectamente dentro de la definición de villamelón, sobre todo en las últimas líneas que señalan “Yo apoyo a tal o cual equipo, sólo porque alguien más lo hace” ( o porque me pagan por decir que le voy a ese equipo). Ahí cabe perfectamente una amiguita (quien a pesar de no ser famosa entra perfectamente en el grupo). En reuniones, yo le contaba santo y seña sobre mis visitas al lugar donde entrena mi equipo favorito; le contaba que conocía a tal o cual jugador, pero ella simplemente no me pelaba. Pero cierto día, la muchachita tuvo novio, y ¡oh sorpresa!, el galán resultó ser aficionado a mi equipo, de esos de hueso colorado y ¡zaz!, la morrita de la noche a la mañana se nos volvió aficionada, no la sacamos del estadio y compra todos los productos que encuentra del equipo.

Ya en una definición más personal, también están los villamelones que se declaran aficionados a un equipo pero sólo van al estadio cuando éste se encuentra en fase de liguilla. En este grupo entran los que no se juntan con la “chusma” salvo que el partido así lo amerite, los que no tienen nada que hacer el día del juego y pues terminan acudiendo al estadio “nomás por no dejar”, o al que le regalaron boletos y para no desaprovecharlos se disfrazan, ¡sí! se disfrazan de aficionados.

Pero así como entre los perros hay razas muy pipiris nice, entre los villamelones también hay categorías de élite. Este grupo lo nombré los V.I.P. y son esas personalidades del cine, la radio y la televisión que por el simple hecho de ser famosos (o medio reconocidos) son los consentidos de las directivas de los equipos. Rara vez se les ve en el estadio, y de ser así, se les ve en palcos proporcionados por los jerarcas del futbol. Son hombres y mujeres que se dicen aficionados pero se contradicen pues en ocasiones NO USAN el jersey de su equipo, pues vale más llevar la blusa embarrada o el trajecito comprado en Masaryk que perder el estilo con el jersey. En las finales los puedes observar como si de verdad hubieran apoyado toda la temporada, y obtienen boletos gratis, cortesía de los clubes.

¡Ahh! Quiero dar nombres pero me voy a contener. Bueno, sólo les comento que una vez RBD acudió a cierto estadio que está por Ciudad de los Deportes (¿qué estadio será?), y tuvieron palco especial. ¡Uy sí! RBD dejaba las giras por apoyar al equipo que ahí juega, seguramente. Ok, me ardí ese día.

En fin, queramos o no los villamelones son parte de este mundo que elegimos para apasionarnos, y allá ellos con su emoción convenenciera, ¿no?

Por cierto, a punto de finalizar este texto, encontré una definición más estructurada del término VILLAMELÓN:

(Del lat. Villa -aquí-; melón -no soy de-):

Dícese del individuo que aparece en un evento sin haber asistido previamente a él, quitándole el lugar a alguien que asistía de forma regular.

 

Imagen: Fundaciondecorazon

Deja un comentario


También podría interesarte

Fallece jugadora colombiana tras el entrenamiento con el Atlético FC
5 mujeres se visten de hombre para asistir a un partido en Irán
Blanca Félix es víctima de un asalto