INICIO > Entrevistas Noticias > #MiHistoriaCon Marco Fabián

16449_10152887204446826_257527263876186214_n
Continuamos con esas historias que han marcado a muchas de nuestras Pamboleras, ya que han logrado que sus sueños se hacen realidad gracias a algún jugador de futbol. En esta ocasión, Marco Fabián nuevamente vuelve a ser el protagonista, junto con una de sus más fieles seguidoras: Fanny Carrillo. Esta es su historia.
Yo, a Marco Fabián, lo conocí el 6 de noviembre del 2010.
Todo empezó hace unos años, yo  lo veía jugar desde que estaba más chico. Siempre me llamó mucho la atención su modo de juego, pero era como la típica historia de la aficionada y el jugador.
Un día logré contactar a un señor súper importante en Chivas, que era el encargado de sacar la bandera de Chivas en el estadio, esa hermosa, súper grandísima. Un día, por medio de Facebook, le pregunté si a Marco Fabián le gustaba esa onda de las mantas y todo eso, y él me comentó que le preguntaría.
Pasaron los días hasta que obtuve una respuesta en la cual me dijo: “Sí, hija, sí le gustan”, entonces se me ocurrió una idea: le hice una manta pintada a mano con su nombre. En ese tiempo, Marco traía el número 8, en cual la manta media 8 metros de largo.
Un día antes del gran evento, me mandó un mensaje Chivandera diciendo: “Hola hija, me metí para dejarte este mensaje. Nos vemos por favor a las doce y media en el hotel Fiesta Americana, junto a la Minerva”.
Yo estaba de lo más emocionada, pues por fin vería a Marco de frente y súper cerca. Ya tenía todo preparado, la manta, la foto, el celular. Pasamos al hotel, al área del comedor, ellos apenas bajarían a tomar sus alimentos; parecía una pasarela masculina, pues desfilaban y desfilaban jugadores del Guadalajara y hasta el último, él.
Cuando nos vio sentados, se acercó a saludarnos y José Luis le comentó: “Mira Marco, ella es la muchacha que te comenté que te tenía un regalo”, a lo que él contestó: “Hola, mucho gusto. Me esperas aquí para ver la sorpresa”.
164248_10151557549576826_661888296_n
Pasó como una hora y media en lo que ellos comieron, y después empezaron a irse cada quien a su habitación; Araujo pasó a saludar y detrás de él, Marco Fabián. El momento había llegado, estaba muy nerviosa, me sudaban las manos a más no poder, y por un instante estuve apunto de llorar. Se acercó, me saludó y me dijo: “Entonces, ¡sorpréndeme!”, y pues en ese momento saqué de mi bolsa la manta que le había hecho. Todo fue súper bonito porque la mayoría del equipo no se había subido aún, estaban en el lobby del hotel, cuando empiezo a extender la manta a lo largo… Era impresionante porque los que quedaban hicieron un semi círculo alrededor de la manta, incluso Reynoso me ayudó a extenderla en su totalidad… La cara de Marco Fabián lo decía todo, estaba contento, ¡no lo podría creer, puesto que era la primera vez que alguien hacia algo así por él! ¡Le encantó!
Ese mismo día me la firmó y me dijo: “Quiero verla en el estadio para que vengas el próximo partido por tus boletos y te la lleves. Yo me encargo de la seguridad para que te dejen pasarla”.
530074_10151543422421826_1020048842_n
Nos tomamos muchísimas fotos ese día puesto que quería tener un recuerdo de todo, después como de una hora platicando tenía que subirse pues al día siguiente jugaban y tenían que descansar.
Fue el mejor momento que pasé, hablar, entablar una conversación dejando de lado el futbol… ¡Fue perfecto!
Así pasaron los días y yo seguía teniendo contacto con él; tuve la oportunidad de agregarlo al famoso MSN y a Facebook cuando tenía una cuenta personal, por lo cual era más fácil comunicarme con él.
Estar presente en su partido después de que regresó de Londres fue lo mejor; le llevé un pequeño presente para recordarle lo bello que vivió por aquellos rumbos, material que a lo que sé, aún conserva en su casa.
53959_10151259194801826_1231251127_o
Es una satisfacción tan bella poder contarles esto y ver que los sueños sí se cumplen. El hecho de que me haya regalado una de sus playeras fue el acto más lindo que he podido presenciar: TODO ESFUERZO Y SACRIFICIO VIENE CON UN GRAN FRUTO.
Y ahí estaba Estefanía, cada día de concentración esperándolo para poder saludarlo. Ya no éramos  LA FAN Y SU ÍDOLO. Su familia ha sido parte fundamental de todo esto, ya que también he logrado conocer más de ellos. Han pasado ya 5 años y yo sigo en la misma postura de apoyarlo siempre.
Ahora que estuvo en Cruz Azul, nunca lo dejé solo, ir a verlo y que él recordara un poco de lo que vivió acá en Guadalajara. Es increíble como las cosas pasan de un día para otro… Al principio eres una total desconocida para él y de repente te vuelves referente al grado de poder dialogar  aunque no sea en persona (redes sociales, por mensajes de texto).  Que te dé la oportunidad de subirte a su coche, de conocer más de él y que pase el tiempo y  siga viendo que el apoyo está totalmente intacto.
Hoy que lo tengo de vuelta en Guadalajara, es increíble porque así puedo estar más cerca de él, frecuentarlo y eso está padre. Siempre voy a estar agradecida con las personas que me han ayudado y apoyado en esto, y poder lograrlo.
A todos los que algún día me juzgaron de loca, aquí tienen la respuesta. ¡NUNCA DESISTAN, LOS SUEÑOS SE PUEDEN CUMPLIR!

Deja un comentario


También podría interesarte

Noche de libros, rock y mucho fútbol
Los recuerdos que me trajo el ver “Los Super Campeones”
¡Las mujeres del futbol se hacen oír!