INICIO > Género Noticias > Mi cuerpo: mi pasaporte a la Copa del Mundo

Mi cuerpo: mi pasaporte a la Copa del Mundo

Escrito por admin 10 de julio, 2017

Hoy les quiero compartir este relato que hace unas semanas se publicó en el blog “La Pluma de Atenea”, y que tristemente vemos que a 3 años de distancia de ese hecho, el periodismo deportivo en México no cambia para bien, al contrario, se sumerge en una ola de trivialidades, físico y chismes.

Rocío Yelitza “LaPresi”  @RocioYelitza  

Muchas veces me han dicho que está mal quejarse, sobre todo cuando el sistema ya está hecho a una cierta forma y yo quiero cambiarlo nomás por mis calzones, pero más que una queja o un resentimiento, lo que a continuación relataré es algo que a mí me sucedió y que hasta la fecha cuestiono la razón por lo que pasó.

Es un medio difícil, repleto de estereotipos, y sí, es un sistema en el que te adaptas o simplemente te será más difícil ingresar y permanecer en él… Yo no lo sabía, y lo veía con la inocencia de una recién egresada. Me refiero a la incursión en el periodismo deportivo… Siendo mujer.

Hasta ahora, uno de los grandes sueños que he tenido como periodista ha sido cubrir una Copa del Mundo. Económicamente era algo que, para el mundial de Brasil 2014, me era imposible. La cartera no daba para ello.

Busqué oportunidades, e incluso, apliqué en una asociación alemana que patrocinaba a mujeres que se desempeñaran en el deporte para llevarlas a un festival de futbol femenil en Rio, en las mismas fechas de la Copa del Mundo. Mi solicitud llegó tarde y fue rechazada.

Al pasar de los días, las posibilidades de viajar eran nulas, hasta que, como por arte de magia, apareció ante mí ese tuit que tanto deseaba: un medio digital mexicano estaba en busca de la periodista que cubriría el mundial desde Rio de Janeiro.

¡Esa era yo! Me sentí como en capítulo de “La Rosa de Guadalupe”, y dije “de aquí soy”.

La dinámica consistía en subir un video en el cual se explicara la razón por la que debería ir al mundial y otras cosas que no recuerdo a ciencia cierta; de lo que sí me acuerdo es que mencioné que Óscar el “Conejo” Pérez era mi ídolo y de ahí desarrollé mi historia y mis razones.

Como lo dicta la era digital, la selección de las finalistas sería por medio de “likes”, así que puse a medio mundo a votar por mí, y quedé entre las 12 finalistas.

A lo mejor me salté las letras chiquitas, pero tampoco recuerdo que en las bases se explicara con lujo de detalle cómo sería la elección de la ganadora. Al ver que yo estaba entre las 12 candidatas, esperé a que me llegara un correo electrónico para darme instrucciones… ¡Llegó! En él se me citaba a las instalaciones del medio a una prueba frente a la cámara.

También se me solicitó llevar un vestido de coctel, un outfit deportivo, un bikini y vestuario casual… Ahí fue cuando mis antenitas salieron a relucir y comencé a cuestionarme para qué necesitaba un bikini si sólo buscaban a una reportera.

En la parte de abajo del correo, señalaba que la concursante iba a presentarse frente a un jurado conformado por miembros de ese medio… ¡Esto parecía concurso de belleza!

Inocentemente, en días anteriores, me había puesto a leer muchos artículos sobre mundiales, pensando que tal vez la prueba consistiría en algún tipo de examen sobre el evento, pero al parecer, lo importante era ver cómo me desenvolvía con mi vestido, en bikini y mi ropa deportiva, frente a unas personas que supuestamente eran periodistas y que iban a decidir si mi presencia ante la cámara y mi cuerpo eran suficientes como para llevarme a Brasil.

Una de mis amigas me dijo que era una tonta, que tenía mi sueño ahí, enfrente de mí, y que no importaba si tenía que lucir mi cuerpo frente a otros con tal de cumplirlo. He de aceptar que estoy conforme con mi cuerpo, con mis medidas, y sí, cuando voy a la playa uso bikini, pero nunca lo había hecho para conseguir un empleo como reportera.

Lo que durante tanto años peleé con mi proyecto Pamboleras, la primera plataforma para mujer en el deporte de México, se podría venir abajo.

Mi pregunta es, ¿acaso los reporteros (me refiero a los hombres) tienen que exhibir sus cuerpos para salir a cuadro? ¿Hay castings, tipo telenovela de Juan Osorio, para tener una oportunidad en el periodismo deportivo? Podría ponerme a escribir sobre el físico de los hombres que vemos en los principales medios deportivos, pero caería en lo mismo de lo que me quejo.

Como me dicen siempre en redes sociales “no te quejes, es lo que vende”. Al parecer, en algunas partes del medio deportivo, el cuerpo, su presencia y su atractivo es el pase de entrada para desarrollar una carrera en él… Si eres mujer, claro.

Siempre fiel a mis ideales, ni siquiera respondí el correo, pero éste me dio el material necesario para compartir lo que desde mi punto de vista no está bien hecho y lo que tiene a cientos de mujeres talentosas, con una licenciatura, preparadas, en situación de desempleo: los estereotipos de lo que una periodista deportiva debe ser.

Deja un comentario


También podría interesarte

5 razones por las que debes tener una amiga que ame el futbol
Dividen puntos en CU
Un “Pulpo” en Santos: Diego González