INICIO > Noticias Opinión Pambolera > Luis Suárez, el futbol es para todos

Luis Suárez, el futbol es para todos

Escrito por admin 11 de octubre, 2016

Por Ana Carlota Hernández @carlottta13

Si bien la FIFA y otras autoridades del fútbol intentan hacernos creer a todos que son entidades con conciencia social a las que les preocupa la equidad de género, la inclusión, el fomento del deporte para las personas de poblaciones marginadas, los hechos nos han indicado, vez tras vez, todo lo contrario.

Es entendible la controversia que ha suscitado el grito de “puto” de la afición mexicana a los porteros contrincantes, resulta incongruente (por decir lo menos) haberle dado un Mundial a Rusia, país que se ha pisoteado sobre los derechos humanos y donde ser gay es ilegal. Los mexicanos no pueden gritar “puto” (¡bien!), pero celebremos el evento más importante del fútbol en un país donde ser gay es suficiente para estar en la cárcel.

En los Juegos Olímpicos de Río 2016, en fútbol femenil, Suecia eliminó al favorito, Estados Unidos. La táctica de Suecia fue cerrarse, defender y mantener a la plantilla abajo, la famosa “ratonera”. Es de entenderse que para EEUU fuera difícil ser eliminado siendo el favorito, y sobre todo por el modelo de juego que utilizó Suecia.

Después del partido, la portera estadunidense Hope Solo declaró que jugaron contra una bola de cobardes; siendo obvio que se refería a la táctica de las suecas y no como un ataque personal. Por estas declaraciones fue suspendida por seis meses.

Y cómo olvidar aquella vez que Blatter dijo que para que el fútbol femenil tuviera mayor audiencia las mujeres deberían shorts más cortos.

Estos son sólo algunos ejemplos de la FIFA y otras autoridades del fútbol, como federaciones nacionales, siendo incongruentes entre lo que predican como institución y las acciones y declaraciones de sus autoridades.

Hace unas semanas, dos jugadores del equipo Sparta Praga comentaron y tuitearon que las mujeres pertenecen en la estufa, después de un desacuerdo con una árbitro asistente. El presidente del equipo decidió que los jugadores entrenaran con el equipo de mujeres para que descubrieran por ellos mismos “que las mujeres pueden hacer mucho y no sólo en la estufa”, además de tachar sus comentarios de inaceptables. El Comité de Disciplina de la Federación de Fútbol de República Checa aún está por conocer del caso. En mi opinión, la reacción del equipo es un claro ejemplo de cómo se puede poner un alto al sexismo en el fútbol desde los equipos.

El futbolista Filipe Luis subió una foto lamentándose de una herida después de un partido, ante lo que Luis Suárez del Barcelona respondió que “el fútbol es para hombres”. Porque los hombres tienen que ser siempre rudos, no se pueden quejar, no deben demostrar dolor físico, tienen que ser machitos, o dejan de ser hombres.

Cuando alguien cuestiona la “hombría” de un hombre perpetua los roles de género que tanto daño le hacen a la sociedad. Las personas que como Luis Suárez separan lo que es de mujeres y lo que es de hombres, son la razón por la que es tan difícil para una mujer o a un hombre abiertamente gay dedicarse a los deportes. Una porque no es hombre, el otro porque es menos hombre y eso le afecta a los “hombres de verdad” (como Luis Suárez); se llama sexismo, afecte a quien afecte.

¿No es grave lo que dijo Luis Suárez? En un mundo donde hay personas luchando todos los días por la equidad de género en el deporte sus comentarios no son sólo irresponsables, sino misóginos e ignorantes, ¿no pensó en las niñas pequeñas que quieren ser futbolistas y lo admiran, en los niños a los que les está diciendo que no se les ocurra dejar de ser “machotes” por un segundo? No, no pensó y terminó reflejando a la persona que hay detrás del futbolista. El contexto y el sentido de sus comentarios no los justifican, como sus defensores argumentan.

Sólo queda esperar que se decida si las declaraciones de Suárez son merecedoras de una suspensión, como la de la Hope Solo; o si este será un caso más de sexismo impune en el fútbol.

Concluyo con una reflexión personal: cuando era niña tuve que jugar en el equipo de fútbol de niños porque en mi colegio no había fútbol femenil, qué afortunada fui de no haber escuchado a ninguno de mis ídolos decir que mi pasión en la vida no era para mí.

Qué afortunados fueron mis compañeros de equipo, todos hombres, de no haber escuchado a un ídolo decir que no se les ocurriera ser menos hombres, lo que sea que signifique eso.

Deja un comentario


También podría interesarte

#CalaveritasPamboleras Parte 1: “Fichaje Engañoso”
Bitácora del Amazonas: El taxi de Don Javier, en el cual no se subió el Tigre.
Beneficios del protector solar para las Pamboleras