INICIO > Artículos y Reportajes Noticias > La metamorfosis: La mujer en el arbitraje

La metamorfosis: La mujer en el arbitraje

Escrito por admin 06 de agosto, 2015

Por Luis Guzmán @DTLIG

Las mujeres, por su fisiología, tienden a ser volubles, cambiantes y en ocasiones caprichosas en sus gustos y estados de ánimo; como mejor ejemplo, el lado opuesto suele ser el hombre, ecuánime, estable emocionalmente y objetivo, ¿pero qué pasa cuando al entrar a un terreno de juego los papeles se invierten? Es un fenómeno sin igual, y muy común dentro del fútbol, tanto amateur como “profesional” (si es que a  nuestro arbitraje nacional se le puede llamar profesional).

La metamorfosis de un árbitro. Existen muchos factores que afectan al fútbol femenil y no lo dejan crecer; pues bien, el arbitraje femenil también tiene sus retractores, que si bien en el machismo están presentes, es más el miedo el que dicta sus acciones. Seguramente se preguntarán cuál miedo; la respuesta es simple, el miedo a ser superados por la mujer.

Por experiencias vividas como jugador y como Director Técnico, puedo asegurar que en arbitraje la mujer realiza un trabajo mucho mejor, al que realiza un hombre, y las razones son sencillas: la mujer se preocupa por tener un buen desempeño dentro del terreno de juego, realiza su mejor esfuerzo y se enfoca en el desarrollo del partido y la aplicación del reglamento.

Si bien una mujer, como árbitro en un partido de varonil, se podrá quedar atrás en una que otra jugada, será por errores humanos o falta de entrenamiento, pero muy difícilmente porque el jugador “me cae mal”, o porque “me vio feo”, no lo hace personal.

El hombre investido en al atuendo de árbitro se transforma, o mejor dicho se trastorna, se aleja de cualquier semejanza con un ser pensante y equilibrado, se sube  a un inexistente pedestal, cargado de soberbia e ineptitud.

La justicia la deja en el vestidor, al igual que la modestia y el sentido común; aquí es donde surge de manera importante y a pesar de muchos, la mujer dentro del arbitraje. La primera en darse a conocer y hacer historia, es Vicky Tovar, que si bien tenía limitantes, cumplió con los partidos que le dejaron; ella es el ejemplo a nivel profesional y le siguen su hermana Isabel, y otras mujeres, que para nada es un secreto que los hombres que manejan el arbitraje mexicano, no les han dado oportunidad, por ese miedo inmenso a ser superados por una mujer.

La mujer dentro del terreno de juego tiene un alto sentido de la justicia y la responsabilidad, se preocupa por realizar bien su trabajo; a diferencia del varón que más que impartir justicia genera caos  y conflictos en el campo. Pero el punto que considero más importante dentro de las cualidades de la  mujer en el arbitraje, es el criterio, ya que la mujer aplica el mismo para todas las jugadas dentro del campo, sin importar que sea tal o cual equipo. Este punto es muy trascendente, es la delgada línea que separa el buen arbitraje de uno tendencioso.

En la sociedad actual la mujer va en ascenso en distintos contextos, y el fútbol, como jugadora o dentro del arbitraje, no es la excepción. Cuidado señores árbitros, mientras ustedes siguen en su papel de divos intolerantes y altaneros, la mujer en base a trabajo y humildad, va escalando peldaños aún a pesar de los machos que dominan el medio.

Estoy convencido que tanto a nivel de jugadora, como a nivel arbitral, la mujer a largo plazo pondrá a temblar a muchos incompetentes que hoy están de más.

Luis Guzmán. Licenciado en Comunicación y D.T. Egresado del ENDIT Campus León.

Imagen: Mediotiempo.com, emol.com

Deja un comentario


También podría interesarte

#Mundial2014 Conociendo a la selección de Ghana
Aprende a preparar unos cupcakes muy pamboleros
Pamboleras se movió al ritmo de Coca-Cola