INICIO > Artículos y Reportajes Noticias Opinión Pambolera > La Alexa que admiramos

La Alexa que admiramos

Por Georgina Larruz @LarruzMG

 

No haré mayor profundización del Trending Topic de Alexa Moreno y las miles de burlas que usuarios de las redes sociales tristemente proliferaron durante la competencia de la gimnasta bajacaliforniana. Es evidente que hay tristeza y coraje por la respuesta de la afición mexicana, ¿envidia?, ¿ignorancia?, ¿estupidez?, ¿las tres? , quizá.

Prefiero hablar de la Alexa que se ganó un lugar en la máxima justa olímpica, una de las pocas –créanme realmente pocas – representantes latinoamericanas que han tenido un cupo para competir con las mejores de la historia.

La participación de México en Gimnasia Artística ha sido raquítica. Estela de la Torre fue a Moscú 1980, justa en la que quedó entre las finalistas del All Around, prueba que contempla todos los aparatos ¡y lo hizo con Nadia Comaneci!; le siguió Denisse López-Sing, quien también acudió a Barcelona 92 y a Sydney 2000, en donde fue octavo lugar en salto (sí, la misma especialidad de Alexa Moreno); la siguiente representante fue en Atenas 2004 con Brenda Magaña; en Londres 2012 Elsa García llevó el estandarte tricolor.

Alexa Moreno comenzó en la gimnasia a la edad de tres años, Sydney 2000 fue su mayor inspiración y diez años después se integró a la Selección Nacional. No acudió a Juegos Panamericanos 2011 ni a los de Toronto 2015 por lesión, pero en su ciclo olímpico obtuvo la Copa Mundial en Zibo, China en 2012, primer lugar en el Challenger Cup 2012, así como dos medallas de oro por equipos en los Juegos Centroamericanos y del Caribe Mayaguez 2010 y Veracruz 2014.

Logró ser séptimo lugar en salto en el Mundial de Glasgow 2015, obtuvo la plata en Portugal en la Copa Mundial.

Ah, y para agregar, sólo pesa 45 kilogramos y mide 1.50 y aunque fuese más, muchas admiramos su pasión en la duela y en todos los aparatos.

Deja un comentario


También podría interesarte

Eeeeeeeee… ¿Puta?
«Un arranque que nadie esperaba»: Nelly Simón
Las muestras ‘pamboleras’ en la visita del Papa Francisco