INICIO > Noticias Pambolera de la semana > Diarios Panamericanos. Hay vida después del futbol

Diarios Panamericanos. Hay vida después del futbol

Escrito por admin 17 de julio, 2015

FullSizeRender (1)
Por Georgina Larruz Jiménez  @LarruzMG

Parece que mi vida de ahora es un déjà vecu, decreté que quería cubrir  gimnasia en estos Juegos Panamericanos y he tenido la maravillosa experiencia de cubrir todas las competencias de gimnasia. Debo decirlo. Hay vida después del futbol. No, no dejaré de ser pambolera.

Buscar el equilibrio, la perfección, la belleza y la técnica en sólo minuto y medio no es una tarea fácil.  He visto alegrías, he visto tristezas, he visto frustraciones y pareciera que ese temple se contiene en la duela, en las barras, en la viga, en el salto, en los anillos y en el caballo con arzones. La exigencia de mejorar rutinas es un reto para el que no es fácil sobreponerse en segundos.

A veces la exigencia en cada fase es injusta, pero, para mi, ese es el encanto de la gimnasia,  precisamente por la explotación de emociones: nuestro material periodístico. El resultado es una consecuencia de la calificación, el verdadero material está en la humanidad de los deportistas.

Vivir la gimnasia artistica durante cinco días me hizo entenderla más allá de las rutinas. También aprendí y entendí muchas lecciones de periodismo, entre ellas, comprobar que, en definitiva, este mundo no es para princesitas -citando a ‘La Presi’-; entender que como reportero tu trabajo es sacar la nota, no exigir a rajatabla resultados que ni los mismos entrenadores piden; a no tener miedo a preguntar; a tener la sensibilidad de animarlos, en lugar de iniciar con la pregunta ¿Qué aprendizajes te llevas?, mejor iniciar con un ¿Cómo te sientes?, la respuesta es la clave, después de una competencia, ellos pasan por un cóctel de emociones, así como nosotros cuando salimos de un examen, o como cuando estamos esperando una calificación o, incluso, como cuando perdemos algo de valor.

El aprendizaje es el mejor tesoro que me puedo llevar de esta primera experiencia; como siempre, queda pendiente, mejorar mis notas y estar siempre abierto, pues como me dijo Alberto Leyva, gimnasta cubano debutante que fue finalista en salto: «Esto nunca se acaba».

Deja un comentario


También podría interesarte

La Alexa que admiramos
Vivir del futbol siendo mujer
Ellas aman al América y Monterrey