INICIO > Noticias Opinión Pambolera > Con mi equipo ¿en las buenas y en las malas?

Con mi equipo ¿en las buenas y en las malas?

Escrito por admin 22 de noviembre, 2016

¿México podría ser un país de aficionados que exigen?

Por Rocío Yelitza «La Presi» @RocioYelitza

«Aunque perdamos, al final ahí ellos van a estar, ese no es problema», fue un comentario que escuche de personas de «pantalón largo» del futbol mexicano, al expresar mi sentir por la baja calidad y falta de resultados de equipos de mucho renombre en nuestro futbol.

A veces siento que nos enseñaron mal el significado de «en las buenas y en las malas». ¿Qué pasa cuando «las malas» son el común denominador de tu equipo? Yo soy aficionada al Cruz Azul desde hace más de 20 años, me he chutado sólo un campeonato (el del 97)… ¡Ah, sí! Y el de la Copa MX frente al Atlante! Y sí, he estado más de 10 horas afuera de un estadio para conseguir boletos para una final, y he gastado sin que me duela, y he llorado, soportado burlas, y parece que esto no vale.

Esto no sólo aplica para mi equipo, sino para muchos otros que han olvidado su historia (o no la conocen), sus raíces, sus entrañas. El más castigado en el futbol mexicano es el aficionado, quien en efecto, es un consumidor, pero al cual no se le ofrece nada a cambio.

Nos han rezagado, nos han hecho a un lado, por eso siento que es momento de expresarse, porque amamos a nuestros equipos y no los queremos ver mal. Por ejemplo, supongamos que una persona a la que amamos está sumida en un bache emocional, en lugar de seguir «alentándola», démosle una sacudida para que reaccione, para que se ponga las pilas.

Algunos le ponen pausa a su afición y son tremendamente criticados; otros más deciden acudir al estadio vestidos de negro, y son tachados de ridículos, y están los que se conforman y van a ver qué les puede ofrecer su equipo.

¡Basta! Queremos equipos ganadores, chingones como somos los mexicanos, y sí, estamos los que apoyamos en «las buenas y en las malas», pero pedimos, exigimos un cambio de mentalidad, pues ya no queremos seguir en la misma historia de siempre.

No somos un país de exigir, sí de quejas, pero no de exigencia. Nos quejamos de los políticos en redes sociales, pero ¿cuándo hemos intentado hablar con ellos? Así en el futbol, nos quejamos, pero no hacemos nada para mostrar nuestro descontento.

Los equipos nos creen tener seguros, pero ojalá algún día podamos exigir un mejor nivel en nuestras competiciones.

Deja un comentario


También podría interesarte

Por la gloria
Descarga «Desde Mi Portería»: nuestro regalo de aniversario
Nominadas a mejor jugadora FIFA 2018