INICIO > Noticias Opinión Pambolera > 123456 caso de violencia en el futbol mexicano

123456 caso de violencia en el futbol mexicano

Escrito por admin 23 de marzo, 2014

Violencia-tribunas-Jalisco_MILIMA20140323_0113_8

Por: Rocío Yelitza

@RocioYelitza

Pamboleras (os), ante los lamentables hechos de violencia y actos de racismo en los diversos estadios del futbol mexicano, que en lugar de brindar un espectáculo para “olvidar” los problemas de la vida cotidiana se ha convertido en el reflejo de la sociedad mexicana (violencia, falta de preparación, pobreza, malos políticos), quiero compartir este texto que realicé el 16 de marzo de 2012, cuando también fui víctima de una situación donde la violencia fue la protagonista. Tal vez no se compare con lo ocurrido con los policías del Estadio Jalisco, pero afortunada soy de no haber terminado como uno de ellos.

¿De qué sirve un programa “Estadio Seguro” en el D.F., si la gente sigue drogándose en los estadios? ¿De qué sirve pronunciarse por la no violencia, si los directivos del futbol y autoridades de los municipios o delegaciones se tapan los ojos ante las cosas que pasan dentro de los inmuebles? Y ya ni entrar en el tema de las barras… En fin, aquí está el texto:

123456 caso de violencia en el futbol mexicano

¿Por qué hablo del caso 1234654 de violencia en el futbol de México? Porque la verdad ya perdí la cuenta de las veces en que la gente utiliza un deporte tan bonito y sano (aunque sea puro negocio), en un escenario para sacar su otro yo reprimido.

Bien lo decía Sigmund Freud en sus teorías de personalidad; también lo comenta Eco en sus ensayos sobre futbol, el aficionado, generalmente, saca desde las tribunas, toda la represión y la falta de un yo con el que se sienta cómodo. Muchas veces el vivir una vida que no se quiere (trabajar donde no nos gusta, estar con una pareja a la que no queremos), nos hace sentir dueños del estadio por dos horas.

El miércoles pasado, acudí al partido Cruz Azul contra Corinthians de Brasil, dentro de la Copa Libertadores. El Estadio Azul a reventar. Por cosas del destino, y dentro de mi labor periodística, acudí a la zona donde se encontraba la directiva o “los importantes” del equipo brasileño, y la porra del mismo.

Al finaliza el encuentro con marcador a ceros, unas chicas altísimas, delgadas, rubias (algo así como Adriana Lima), comenzaron a agredir a los aficionados cementeros; los vasos de cerveza comenzaron a volar desde el palco de los brasileños hacia las tribunas repletas de mexicanos. Por su parte, en la zona general, los hinchas de Corinthians también comenzaron con insultos hacia los locales, literalmente no´mas porque sí.

Los mexicanos nos caracterizamos por no dejarnos, y el grito de “¡Put..s!” hacia las mujeres brasileñas no se hizo esperar. Tache también a esta situación.

La cosa no para ahí, pues a la salida, sobre Eje 6 Sur, el autobus que traía a los 100 aficionados brasileños tuvo un altercado con la policía capitalina. Comenzaron a arrojar proyectiles (basura, botellas) hacia los oficiales y aficionados que estábamos cerca. Una de esas botellas estuvo a punto de caerme en la cabeza y en la de otras personas que también iban pasando por el lugar. Si no es por el apoyo de un policía de la SSP, no sé si ahorita estaría con una venda en la cabeza.

La ignorancia, la falta de cultura, de educación, se ha perdido. Los mexicanos somos especialistas en decir que todos los países del mundo son mejores que nosotros. Ya comprobé que estamos a la par o mejor que ellos. Es lamentable que un grupo de brasileños, en un partido donde no hubo ganador ni perdedor, organicen un caos que pone en riesgo la integridad de las personas que sin deberla ni temerla vamos pasando por la calle para ir tranquilamente por nuestros automóviles o a tomar el metro.

Reconozco la labor de la policía a quienes solemos criticar. Y digo OJO a las autoridades de Cruz Azul, que si bien ellos no tienen la culpa de que el equipo contrario se ponga agresivo, si pueden implementar otras medidas de seguridad. Vimos que ambas aficiones comenzaron a salir al mismo tiempo… ERROR. No puedes permitir la mezcla de las dos hinchadas pues no sabes cómo va a reaccionar el visitante, no lo conoces.

Así como la barra Sangre Azul sale 1 hora después del inmueble, la barra visitante o sale antes o sale después, pero no al mismo tiempo.

Lamentable. Afortunadamente no pasó a mayores.

Deja un comentario


También podría interesarte

Árbitros mexicanas presentes en el Mundial Femenil
Cuando el América era humilde
Cracks bajo la lupa: Luis Suárez